Biblia Perú


Isaías 59 - Biblia Castilian 2003


Confesión del pecado de Israel

1 Mirad que no es demasiado corta la mano de Yahveh para salvar, y no es demasiado duro su o do para o r;

2 que son vuestras culpas las que os separan de vuestro Dios, y son vuestros pecados los que ocultan su rostro de vosotros para que él no oiga.

3 Porque están manchadas de sangre vuestras manos, y vuestros dedos de iniquidad, vuestros labios dicen mentira, vuestra lengua profiere maldad.

4 No hay nadie que acuse con justicia, nadie que juzgue con sinceridad; se conf a en la nada, se dice lo vano, se concibe la pena, se da a luz la maldad.

5 Huevos de áspid incuban y telas de ara a entretejen; quien come de esos huevos muere, y si son aplastados sale una v bora.

6 Sus telas no sirven de vestido, ni sus obras valen para cubrir; sus acciones son malvadas y hay hechos violentos en sus manos.

7 Sus pies corren hacia el mal, se apresuran a verter sangre inocente. Sus planes son planes malvados, devastación y ruina hay en sus calzadas.

8 La senda de la paz no la conocen, y no hay equidad en sus veredas; sus senderos se tuercen, todos los que los transitan desconocen la paz.

9 Por eso está lejos de nosotros el derecho y no llega a nosotros la justicia; esperábamos la luz, y mirad: oscuridad; la claridad: y en tinieblas caminamos.

10 Palpamos como ciegos la pared y como los sin ojos andamos a tientas; tropezamos al mediod a como al crepúsculo, en pleno vigor somos como los muertos.

11 Gru imos como los osos todos nosotros, y como las palomas sin cesar arrullamos. Esperábamos la justicia: y ¡nada!; la salvación: y está lejos de nosotros.

12 Porque son muchas nuestras rebeliones ante ti, y nuestros pecados atestiguan contra nosotros; porque nuestras rebeliones están a nuestro flanco y conocemos nuestras iniquidades:

13 prevaricar y renegar de Yahveh, apartarnos de seguir a nuestro Dios, tratar de opresión y rebeld a, concebir y musitar palabras mentirosas;

14 as se tergiversa el derecho, y la justicia a lo lejos se queda; porque tropieza en la plaza la verdad, y la rectitud no puede entrar;

15 (15a) la verdad está ausente y quien se aparta del mal es expoliado. (15b) Yahveh lo vio y pareció mal a sus ojos que ya no existiera el derecho.

16 Vio que no hab a nadie, se asombró de que nadie interviniera. Entonces lo salvó su propio brazo, y su misma justicia lo sostuvo.

17 Vistió como coraza la justicia, y el casco de salvación en su cabeza; por traje se vistió las ropas de venganza, se cubrió con el celo como con un manto.

18 Según las obras as retribuye: furor a sus adversarios, represalia a sus enemigos - de las islas tomará represalia -.

19 Y temerán desde el occidente el nombre de Yahveh y desde el sol naciente su gloria; pues vendrá como torrente desencadenado al que impulsa el soplo de Yahveh.

20 Pero vendrá como redentor para Sión, para los convertidos del pecado en Jacob - oráculo de Yahveh -.

21 "En cuanto a m, dice Yahveh, ésta es mi alianza con ellos: Mi esp ritu que está sobre ti y mis palabras que he puesto en tus labios no se apartarán de tu boca, ni de la boca de tu descendencia, ni de la boca de la descendencia de tu descendencia - dice Yahveh -, desde ahora y para siempre."